Consejos para un correcto mantenimiento de tu vehículo

Cada que nuestro vehículo necesita servicio o acreditar la revisión técnico-mecánica, es necesario tomar en cuenta ciertos puntos que son esenciales para que siga funcionando sin inconvenientes. Ten presente que de la correcta implementación de estas prácticas depende la vida útil de tu vehículo, así que a continuación te explicaré qué debes revisarle en el mantenimiento preventivo:

El filtro de aceite

Este elemento es muy importante a la hora del cambio de aceite porque este filtro no debe ir excesivamente apretado. Parece muy obvio, pero no es tanto, algunos lo manipulan con las manos en vez de hacerlo con una herramienta especial que sirve para estos fines llamada alicate o llave para el filtro de aceite y pueden hacerlo mal.

1

Drenar los líquidos

Tu unidad además de gasolina tiene más elementos para su funcionamiento que deben ser cambiados cada cierto kilometraje porque no se consumen, pero pierden sus cualidades, por ejemplo: el aceite deja de ser viscoso y no puede proteger al motor o a la caja de velocidades como se debe; el líquido para frenos ya no hace su papel adecuadamente; el anticongelante desgastado no protege y provoca que se caliente el vehículo de forma excesiva y finalmente el limpiaparabrisas, que aunque pareciera poco importante, es de gran ayuda bajo la lluvia.

2

No tener cuidado con las tuercas y tornillos

Pareciera que es un asunto que queda claro, pero usualmente son elementos que no se cambian nunca, primero porque hay de muchos tamaños y conseguirlas se vuelve una tarea fastidiosa, por ello tienden a romperse. El ajustarlos demasiado es  contraproducente ya que las desgasta y rompe las partes donde van sujetas, además es posible que haya necesidad de removerlas nuevamente.

3

Siguiendo estas pequeñas instrucciones te liberarás de las fallas mecánicas más comunes, como el desgaste excesivo del motor, el calentamiento desmedido, las fallas en los frenos y la caja; esto sin duda te ayudará a comprar un seguro que se adapte a las condiciones de tu vehículo y a no tener que gastar tanto en arreglos para acreditar la revisión técnico-mecánica. Un vehículo en buenas condiciones además de ser más seguro es más fácil de mantener ya que los cuidados preventivos siempre serán más baratos que las grandes reparaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*